El PP y el PSOE lo sabían