La sátira

¿Voto a Rajoy o no lo voto?

Fray Josepho

Las elecciones del próximo domingo son municipales y autonómicas, pero lo cierto es que Rajoy las quiere convertir en un anticipo de las generales, para que un buen resultado acabe de consolidar su posición como única alternativa a este desastroso Gobierno. En fin, ante tal panorama, sé que muchos españoles están en la misma disyuntiva que trato de expresar en esta letrilla.

Por quitar a los sociatas
mendaces y botarates.
Por impedir disparates
y medidas insensatas.
Para que salgan por patas,
porque estoy hasta el escroto...
lo voto.

Porque no hace oposición,
sino que espera heredar.
Por su blandiblubear
de pánfilo señorón.
Porque de su indecisión
estoy ya que me reboto...
no lo voto.

Porque han echado raíces
en poltronas y cortijos.
Por ser todos unos hijos
–un decir– de meretrices.
Me taparé las narices
y, así, si el hedor no noto,
lo voto.

Porque siempre nos engaña.
Porque está en el mismo ajo
de mandar para el carajo
a esta nación que es España.
Por esa necia campaña
de eslogan, cartel y foto...
no lo voto.

Porque, aunque es mal, es menor.
Porque no hay alternativa.
Porque este no me motiva
pero lo que hay es peor.
Por mi lógico temor
de votar en saco roto...
lo voto.

Porque a algo mejor aspiro
que a la nada entre dos platos,
buscaré otros candidatos,
y si no, el voto lo tiro
a las carpas del Retiro
o a los ánsares del coto...
¡Que no lo voto!

A continuación