La sátira

Vaivenes de Gamoneda

Fray Josepho

El poeta favorito de Zapatero, el mediocre Antonio Gamoneda, había respaldado el Manifiesto por la Lengua Común, pero se conoce que, a los pocos días de haberlo hecho, debió de recibir alguna muestra de disgusto por parte de sus padrinos políticos, así que, en un patético artículo publicado en El País, Gamoneda se echó atrás y retiró su firma.

¿Que en español no se deja
que se le enseñe a la infancia?
Pues mostraré discrepancia
y haré patente mi queja.
Mi propia firma refleja
que no es cuestión baladí.
¡Que sí!

Pero yo soy Gamoneda,
poeta falso y gagá,
que de mano en mano va,
y con ninguno se queda,
pues lo normal es que pueda
cambiar por contras mi pro.
¡Que no!

Que sí, que firmo, sin duda;
que el manifiesto me mola.
Con él la lengua española
quizá las trabas eluda,
y si mi rúbrica ayuda,
pues ya la tienen ahí.
¡Que sí!

¿Que yo firmé? Rectifico.
¿Que rubriqué? Me arrepiento.
Tal vez pasé un mal momento;
porque, si no, no me explico.
Que si lo sé, no rubrico
en modo alguno eso yo...
¡Que no!

La sinrazón me desquicia,
y con mi firma y mi gesto
respaldaré el manifiesto.
Publiquen ya la noticia,
pues rectitud y justicia
siempre me importan a mí.
¡Que sí!

Pero mi buen presidente,
se me mostró insatisfecho,
y yo me dije: "¿Qué he hecho?"...
y reculé prontamente.
¡Pues no querrán que me enfrente
a quien su amparo me dio!
¡Que no!

A continuación