La sátira

Señorías

Fray Josepho

No queremos verdades judiciales
ni leguleyerías herrumbrosas.
No queremos condenas ostentosas
ni vagas conjeturas conceptuales.

No queremos lagunas fantasmales
ni burdas sutilezas sigilosas.
No queremos razones nebulosas
ni inciertos fundamentos doctrinales.

Queremos la verdad sin adjetivos,
con causas, con impulsos, con motivos
y sin decepcionantes cobardías.

Queremos la verdad sin vericuetos;
y la verdad –con todos los respetos–
no consta en la sentencia, Señorías.

A continuación