La sátira

Seguidillas del bautismo laico

Fray Josepho

El pasado jueves, en dependencias municipales del Ayuntamiento de Madrid, se celebró el bautismo laico del hijo de la actriz y presentadora de televisión Cayetana Guillén-Cuervo. La ceremonia fue oficiada nada más y nada menos que por Pedro Zerolo, y acudieron numerosas personalidades del famoseo y la farándula. La propia Cayetana ha relatado en su columna del diario El Mundo la felicidad que le embargó durante la celebración.

El bautismo católico
se queda arcaico;
hay que hacerlo sin curas:
ha de ser laico.¡Y a tomar viento
los altares, los símbolos
y el sacramento!

Los bautizos civiles
son una cosa
horterísima, cursi
y pretenciosa.
Mas les agrada
a los progres hispánicos
la cursilada.

Pues resulta que el jueves
por la mañana
bautizaron al hijo
de Cayetana.
¡Anda jaleo,
cómo mola el bautismo,
cuando es ateo!

Estos progres rechazan
los crucifijos,
pero van, por supuesto,
de súper pijos.
Por lo que observo,
los rituales le encantan
a Guillén-Cuervo.

Si hay movida laicista,
el protocolo
normalmente lo lleva
Pedro Zerolo.
Pues sin sus rizos
no hay un progre en España
que haga bautizos.

Al no ser de cristianos,
nadie allí reza,
ni echan agua al infante
por la cabeza.
Como desquite,
despilfarran los euros en el convite.

Cayetana se alegra
y se alborota,
y lo cuenta en las páginas
de Pedrojota.
En ocasiones,
Cayetana en El Mundo
junta renglones.

Y después del bautizo,
laico y ateo,
¿qué inventarán los progres
del famoseo?
¡Eucaristías
puede haber en algunas
concejalías!

O tal vez misas laicas,
curas civiles,
monasterios apóstatas
y otros vaciles...
¡Y hasta me espero,
como Papa sacrílego,
a Zapatero!

A continuación