La sátira

Rodríguez, políglota

Fray Josepho
(A su llegada a Menorca, en rueda de prensa improvisada, una periodista preguntó en inglés a Rodríguez Zapatero por qué había escogido la isla para sus vacaciones. Con su habitual sonrisa y sin inmutarse, ZP respondió: “Yes”)
 
No eres como José Mari,
que, enclaustrado en la Moncloa,
ponía, adusto, la proa
al ínclito lendakari.
Tú —ikurriña y chistulari—
lo recibes en plan guay,
y no te sale un “nanay”,
sino que, en correcto euskera,
dices con voz placentera:
Bai.
 
El cenizo del bigote,
a partir de lo de Irak,
con el pulido Chirac
se agarró un fuerte rebote.
Tú, más sociable y noblote,
lo tratas de monamí
—como al sultán marroquí—
y le dices en gabacho
sin vergüenza y sin empacho:
Oui.
 
A Schröeder, líder germano,
no lo podía tragar
el intolerante Aznar.
Tú, risueño y campechano,
lo tratas como a un hermano,
pues su talante te va.
Y casi siempre te da,
entre risa y entre broma,
por responderle en su idioma:
Ja.
 
Aznarín, tipo intratable,
siempre, por facha y arisco,
estaba hecho un basilisco
con Pasqual, el Honorable.
Tú, en cambio, le echas un cable,
porque es que tú eres así;
y en cabal catalaní
(sin traductor simultáneo)
le sueltas un espontáneo:
Sí.
 
Y ante la prensa extranjera
muestras tu densenvoltura,
tu prudencia y tu soltura.
Sabes que de ti se espera
respuesta firme y sincera;
y si en el idioma inglés
quieren que la opinión des,
sobre no importa qué tema,
respondes, con mucha flema:
Yes.
A continuación