Retrato de Ángel Gabilondo

Fray Josepho

Sociata setentón, con la quijada
de dómine pretérito y prognato,
que tiene de su antiguo monacato
la huella en las facciones señalada.

El brillo de despiste en la mirada,
como de “qué hago aquí de candidato”.
Y el dejo de barítono con flato
que yerra en el compás de la tonada.

El proceder sectario, marrullero,
falaz, santurronoide y embustero,
que oculta en farisaicos ademanes.

Y el aire de apacible mingafría
(aunque cuando era fraile sacudía
a sus alumnos hostias como panes).

A continuación