La sátira

Que no dimitas, Zapatero

Fray Josepho

Que ahora no dimitas, Zapatero.
Que no, que ni de coña, ni de chiste.
Que por lo que más quieras, tú resiste.
Que si no continúas, yo me muero.

Que no renuncies, hombre, que te quiero.
Que anímate, por Dios, que no estés triste.
Que vas a ser de nuevo aquel que fuiste:
el Bambi filantrópico y de acero.

Que no abandones, tío, que no ceses.
Que no te desanimes ni te estreses.
Que tu radiante estrella no se acaba.

Que no te vayas, hombre, José Luis.
Que ahora no lo dejes, porfaplís.
¡Que si dimites llega Rubalcaba!

A continuación