La sátira

Pepiño vuelve

Fray Josepho

A luchar con afán por los currelas
(en contra de burgueses y banqueros).
A ser el defensor de los obreros
y gentes que no tienen muchas pelas.

A edificarles clínicas y escuelas
a aquellos que carecen de dineros.
Para eso vuelve Blanco por sus fueros,
ahora, en Estrasburgo y en Bruselas.

Se marcha haciendo enorme sacrificio.
Se marcha por deseo de servicio:
porque es el paladín que nos arropa.

Se marcha por nosotros, con el reto
de renovar, por fin, ese conceto
de la unidad política de Uropa

A continuación