Pedro, por favor, dimite

Fray Josepho

–¿Quién me hunde (y no me arredro)?
–¡Pedro!

–¿Cómo suplico al doctor?
–¡Por favor!

–¿Y qué es normal que le grite?
–¡Dimite!

Hasta que me desgañite,
a este tipejo nefando
le voy a seguir gritando:
¡Pedro, por favor, dimite!

A continuación