La sátira

Ovillejos de Jaén

Fray Josepho

El pasado sábado, 17 de mayo, tuvo lugar en Jaén un homenaje, organizado por los Peones Negros, a dos víctimas del terrorismo originarias de aquellas tierras: Gabriel Moris y Francisco José Alcaraz, que desde la directiva de la AVT —que recientemente han abandonado— han conseguido sacar a dicha asociación de la postración en que se encontraba y, sobre todo, han logrado que las víctimas se hayan convertido en la punta de lanza de la parte más sana de la sociedad española: la de quienes no se dejan doblegar por los asesinos, por sus cómplices y por los hipócritas y traidores que pretenden sacar provecho del sufrimiento ajeno y de la conmoción social que causa el terrorismo. El homenaje se extendió también a Luis del Pino, el paladín de la búsqueda de la verdad de los atentados del 11-M. Tuve la fortuna de poder asistir a dicho homenaje y de que me dejaran leerles a los homenajeados estos ovillejos.

– ¿Quién a la verdad es fiel?
– Gabriel.

– ¿Quién declina amor, amoris?
– Moris.

– ¿Y quién la justicia espera?
– Noguera.

Pues su dignidad lidera
nuestros bravos corazones,
dar un abrazo quisiera,
en nombre de los Peones,
a Gabriel Moris Noguera.

* * *

– ¿Quién con el traidor fue arisco?
– Francisco.

– ¿Quién restauró la AVT?
– José.

– ¿Y quién se mostró tenaz?
– Alcaraz.

Porque eres un hombre audaz,
y porque has sido baluarte
contra el fraude de la paz,
nunca vamos a olvidarte,
Francisco José Alcaraz.

* * *

– ¿Qué merecen sus audacias?
– Muchas gracias.

– ¿Pues quién es al que aplaudís?
– Luis.

– ¿Y es optimista genuino?
– Del Pino.

Nos has abierto un camino
que desazona y desquicia
al repugnante asesino.
Por eso, y porque es justicia,
muchas gracias, Luis del Pino.

A continuación