La sátira

Ovillejo de las promesas electorales

Fray Josepho

Las elecciones se acercan, y proliferan las disparatadas ofertas del Gobierno de Zapatero y de algún mandamás autonómico, como Chaves. Pese a las protestas del ministro de Economía, se pregonan, entre otras cosas, dentistas gratis para todos los niños, viviendas casi de gañote, pingües desgravaciones por alquileres… Y como colofón, la única promesa que cumplirán, dado que es gratis: permitir que en el bachillerato se pase de curso con cuatro suspensos.

¿Qué arreglarán a los niños?
¡Los piños!

¿Qué gangas habrá estupendas?
¡Viviendas!

¿Y para los botarates?
¡Cates!

El líder de los dislates
manda a Solbes a la porra
y nos ofrece, de gorra,
piños, viviendas y cates.

Aunque no tenga nada que ver (¿o sí?) con lo anterior, quiero felicitar por su actitud a la selección española de baloncesto, que acaba de ganar la medalla de plata en el Eurobasket. El oro no pudo ser: salió un partido malo, Rusia jugó lo suyo y, sobre todo, estaba en el palco José Luis Rodríguez Zapatero. Los nuestros son grandísimos jugadores, pero hay cosas contra las que no pueden luchar. Me parece oportuno recordar un soneto que publiqué hace dos años y que no ha hecho más que cargarse de sentido y de actualidad con el tiempo.
A continuación