La sátira

Ovillejo a Eduardo Haro Tecglen

Fray Josepho
 
¿Quién tiene prosa de cardo?
Eduardo.
¿Quién infama con descaro?
Haro.
¿Y a quién no hay musas que arreglen?
A Tecglen.
 
Que no se me desarreglen
mis tripas ni mis mantecas
al leer –gulag y checas–
al Eduardo Haro Tecglen.
A continuación