La sátira

Orgullo gay

Fray Josepho

Se me eriza, queridos, todo el vello;
se me ponen las carnes como un pollo,
cuando para salir me emperifollo
y me acicalo el body y el cabello.

Tras rociar de perjúmenes mi cuello,
megafashion y tierno como un bollo,
me dirijo hacia el centro del cogollo,
ajustando el tanguita sobre aquello.

Mi entrepierna simula ser doncella,
y un chulazo me guiña, en plan estrella,
cuando en Chueca me agito y apabullo.

Con mi bolso, mis zuecos y mi malla,
y mi look entre párvulo y canalla,
ya ejerzo de putón en el Orgullo.

A continuación