La sátira

Mira quién fue a hablar

Fray Josepho

Eres acomplejado, asustadizo,
proclive al disimulo y al rebozo,
nítidamente opuesto al alborozo,
caracartón, letárgico y cenizo.

Eres un tipo lóbrego, plomizo,
que invita a la mohína y al sollozo,
con corazón cadáver, en un pozo
recóndito, abismal y escurridizo.

Eres aburridísimo y lechuzo,
con un ligero toque de merluzo,
amigo del stop y del frenazo.

Eres, en fin, el líder del tropiezo,
la sugerencia viva del bostezo,
y —dicho en tus palabras— un coñazo.

A continuación