La sátira

Manuela de Madre

Fray Josepho
Por más que te atiborres de allioli,
mongetas, botifarra y pa amb tomaca;
por más que de Lluis Llach cantes L’Estaca
con embobado deje de panoli;
 
por más que no te guste ser Manoli
y prefieras, Manela, ser polaca;
por más que, aunque ignorante, sembles maca
y parles con las eses muy finoli;
 
por más que estés tapando el tres per cent
y vayas a votar al Parlament
un Estatut que aparta y que segrega,
 
siempre serás, Manuela, y ya es el colmo,
–con tu síndrome, claro, de Estocolmo–
nacionalista, sí, pero xarnega.
A continuación