La sátira

Maleni, qué cruz

Fray Josepho

Ministra entre todas la más antipática,
botada por Chaves del feudo andaluz;
ministra de cuotas, inepta y maniática,
obtusa y dogmática,
Maleni, qué cruz.

Si te contrarían, profieres un taco;
si encuentras problemas, pues vas de avestruz;
produces más miedo que el hombre del saco,
fatal Lady Aviaco,
Maleni, qué cruz.

Contigo los barcos apenas navegan,
los coches se atascan, se marcha la luz,
contigo inseguros los vuelos despegan,
los trenes no llegan,
Maleni, qué cruz.

En esta dramática e infausta canícula
de ruina, catástrofe, torpeza y chapuz,
nos cuentas, patética, tu absurda película,
falsaria y ridícula,
Maleni, qué cruz.

Te pasas los meses, añosa niñata,
matando los dípteros con un arcabuz.
Y matas el tiempo –costumbre sociata–
metiendo la pata,
Maleni, qué cruz.

Concitas, unánime, la más dura crítica;
te atizan reproches en todo el testuz.
Y el PSOE te presta defensa raquítica:
así es la política,
Maleni, qué cruz.

Y, lejos, el presi descansa en el Coto;
contempla el crepúsculo y, en el contraluz,
hojea un periódico y encuentra tu foto...
Se rasca el escroto.
¡Maleni, qué cruz!

A continuación