La sátira

Los suevos y la enseñanza española

Fray Josepho

Rechifla general han causado las razones “históricas” con las que, en el proyecto de nuevo Estatuto para Galicia, el BNG defiende la autodeterminación de lo que ellos llaman “nación gallega”. Argumentan los aliados del PSOE que “la llegada de los suevos consolidó el marco político de un reino en Galicia”. Tal que así. Los chascarrillos se vienen a la boca casi sin querer.

Se podría pensar que estos delirios del BNG son tan disparatados que no merece la pena ni prestarles atención. Pero, ojo, que a la peligrosa situación actual nos ha llevado el adoctrinamiento en despropósitos similares, si no más descabellados, que, como ya sabemos, en el País Vasco y en Cataluña se ha venido practicando desde hace mucho tiempo. Pero lo peor es que también ha ocurrido en comunidades presuntamente no nacionalistas como Andalucía, Valencia, Baleares o Canarias. Y, por supuesto, en Galicia.

Porque lo de los suevos no es una fantasía que los ideólogos del Bloque hayan gestado últimamente sabe Dios en qué aquelarre o tormenta de ideas nazional-galleguista y que, aprovechando su situación de poder, estén lanzando ahora, cual globo sonda, a la opinión pública. No, esto viene de atrás. Está más arraigado de lo que se cree, y buena parte de la culpa la tiene el PP gallego. Sí, sí: el PP de Fraga de toda la vida, que ha gobernado en Galicia con mayoría absoluta hasta hace nada. El mismo que, entre otras cosas, en aras de un ridículo galleguismo sectario, se unió a las hordas nacionalistas contra Paco Vázquez y contra muchos ciudadanos gallegos, en el propósito de acabar con la ele de La Coruña, letra que ha llegado a ser el mascarón de proa del uso del español en esa región.

No sé si recuerdan que hace tiempo la Real Academia de Historia publicó un informe en el que se denunciaban los descuidos, los desprecios y las omisiones –cuando no las falsedades– que habían tomado carta de naturaleza en los programas educativos autonómicos de enseñanza secundaria. Uno de los datos que daba aquel informe era que en los institutos gallegos la Edad Media española prácticamente no se estudiaba, y en cambio, se le daba una gran importancia a… exacto: al “reino suevo de Galicia”.

La LOGSE es un desastre difícilmente superable. No cabe en la cabeza cómo la vagancia y la incultura se han podido fomentar de tal manera desde el poder. Aunque parece que ahora la LOE puede batir el triste récord, sobre todo en lo que toca a la cesión de competencias a las autonomías. Puede ser un buen momento para que el PP, el gran partido de la derecha española –el único partido español propiamente dicho– rectifique algunas actitudes y prácticas, y reconozca que también ellos, por desidia, por cobardía, por complejo o por mera estupidez, han contribuido al desbarajuste autonómico y educativo que vivimos.

El caso es que estaba intentando pergeñar algún versillo gracioso acerca de lo de los suevos cuando recordé que, ya en el año 2000, con motivo del informe de la Real Academia de Historia, había escrito yo unas quintillas sobre el asunto. Permítanme que me tome la libertad (digital) de repetirlas aquí. Con la esperanza de que sirvan para algo.

Con la LOGSE –¡qué delicia!–
soplan unos aires nuevos:
en la enseñanza en Galicia,
desde que el curso se inicia
sólo se tocan los suevos.

No se tocan los romanos
 y, de los pueblos germanos
de los lejanos medievos,
ni visigodos ni alanos:
siempre se tocan los suevos.

Y de la Historia de España
estos galaicos mancebos
no estudian ninguna hazaña:
pues se les queda tamaña
al ladito de los suevos.

¡Ay!... Con esta trayectoria
de enseñanza obligatoria,
¿qué sabrán nuestros relevos,
si sólo en clase de Historia
suelen tocarse los suevos?

A continuación