La sátira

Letrilla de la mier

Fray Josepho
Una ministra-mujer
(es decir, ministra-cuota)
por no decir palabrota
se quedó sólo en “la mier-”.
 
En zafiedad trajo Trillo
a las Cortes aires nuevos
cuando dijo “manda huevos”,
que es exabrupto sencillo.
Pero es frase de más brillo,
en boca de una mujer,
“el plan Galicia de mier-”.
 
Incluso hasta Labordeta
puede levantar ampollas
cuando un brusco “gilipollas”
al adversario le espeta.
No sé si fue cuchufleta,
pero hay que reconocer
que es mucho más fino “mier-”.
 
El taco es algo normal:
no hay un español tan ñoño
que no haya soltado un “coño”
(un “coño”, claro, verbal)...
Pero es más metrosexual
dejar, acaso, caer
tranquilamente “la mier-” .
 
La derecha intolerante
grita “cojones” y “mierda”;
por el contrario, la izquierda
hace gala de talante.
La progresía, elegante,
se atreve, a mucho atrever,
a musitar sólo “mier-”.
 
Los tacos no son noticia
ni merecen juicio crítico
si no los suelta un político.
Y, si es mujer, qué delicia
cuando sobre el Plan Galicia
deja al desgaire caer
que menudo plan de “mier-”.
 
Por no quedarme en ‘ni mu’,
quiero aportar algo yo:
“estoy hasta los cojó-”;
“que le den mucho por cu-”;
“me ca- en la le-”; “hijo de pu-”...
Ya está: ¿quién quiere escoger
alternativa a la “mier-”?
A continuación