La sátira

Letrilla de la Gallizo

Fray Josepho
(Mercedes Gallizo, Directora General de Instituciones Penitenciarias —que desembarcó en el PSOE desde el PDNI de López Garrido— ha acumulado estas últimas semanas un número difícilmente superable de dislates)
 
¿Quién se fue de Izquierda Unida
junto con López Garrido,
y, ya en su nuevo partido,
cual giliprogre aguerrida,
a los delincuentes cuida
con fervor arrobadizo?
La Gallizo.
 
¿Quién a veintiún directores,
de repente, destituye;
nombra a amiguetes, y arguye
—sin salirle los colores—
que estos nuevos son mejores
por su carácter rojizo?
La Gallizo.
 
¿Quién, con talante simpático
y dulce como la miel,
de la prisión hace hotel,
mezquita o parque temático,
para el musulmán fanático,
el etarra y el chorizo?
La Gallizo.
 
¿Quién, con pródigo ademán,
concede las bibliotecas
de las cárceles batuecas,
para enseñar el Corán,
a cualquier mullah o imán
que se muestre antojadizo?
La Gallizo.
 
¿Quién defiende que el etarra
curse estudios superiores,
pese a que a los profesores
el pánico los desgarra?
¿Y quién se muestra bizarra
frente al profe asustadizo?
La Gallizo.
 
¿Quién desazona al guardián
pero embelesa a los reos?
¿Quén auspicia los paseos
que por la calle se dan
tipos como Luis Roldán,
que está endeble y enfermizo?
La Gallizo.
 
¿Quién no padece inquietud
cuando islamistas aviesos
intimidan a otros presos
con flagrante ilicitud,
y persiste en su actitud
y su proceder cenizo?
La Gallizo.
 
¿Y quién, ante la evidencia,
en vez de la dimisión,
sigue pegada al sillón
en insólita adherencia,
y alega, con insolencia,
que fue el Pepé el que lo hizo?
¡Pues quién va a ser! ¡La Gallizo!
A continuación