La sátira

Leña al mono

Fray Josepho

Te acusan de decir gilipolleces,
de ser un ignorante de narices;
censuran tus medidas infelices,
que han dado mucho ruido y pocas nueces.

Te atacan por lo bobo que pareces,
critican tus estúpidos deslices,
reprochan tu torpeza sin matices
y, en suma, que te dan lo que mereces.

Lo nuevo es que son palos de la izquierda:
de todos los que han sido de tu cuerda
y ven que los pesebres ya se acaban.

Me gusta el espectáculo. Que sigan.
Que aticen. Que sacudan. Y que digan
en estos siete años... ¿dónde estaban?

A continuación