La sátira

La ministra inspirada

Fray Josepho
Ministra entre todas la más estupenda
–cuyo claro ingenio con soltura doma
del hombre el rebelde, mezquino idïoma
es, sin duda alguna, la de la Vivienda.
Trovadora fértil, irradia emociones
y, próvida, ofrenda
sus frases geniales,
como “soluciones
habitacionales”.
 
Su plectro proviene del agro extremeño,
de allá donde canta Rodríguez Ibarra
(que es otro poeta de musa bizarra,
medio de bellota, medio de diseño).
Allí se acrisolan nobles expresiones
de asunto halagüeño
y acentos sociales,
como “soluciones
habitacionales”.
 
La envidia iracunda de negra silueta,
ante tu talento, ponzoñosa, brota;
y se oyen infamias –”ministra de cuota”–
del eterno fascio que nada respeta.
Mas ellos son torpes, biliosos, ramplones...
¡y tú eres poeta!,
¡y tú sí que vales!...
con tus “soluciones
habitacionales”.
 
La derecha infecta dice “casa”, “piso”,
toscas y anticuadas palabras inanes;
tú, ministra, apártate de tales patanes,
mas sin desviarte de tu compromiso.
Y expresa, garbosa, tus progres nociones
con verbo preciso
y términos tales
como “soluciones
habitacionales”.
 
Me gustas, gallarda ministra Trujillo,
y envidio a tu ilustre jefe Zapatero.
Y a veces lamento ser miembro del clero,
pues ante tu verbo tiemblo, trastabillo,
y, pese a mis votos, tengo tentaciones
–igual que un chiquillo–
de encuentros carnales...
¡en tus “soluciones
habitacionales”!
 
A continuación