La sátira

La mansión dominicana

Fray Josepho

Por ganar la lotería,
por acertar las quinielas,
por la venta de novelas
que su marido escribía,
por la herencia de una tía,
por apostar al cupón,
por completar un cartón
alguna tarde en el bingo,
se compra en Santo Domingo
doña Carme su mansión.

A continuación