La sátira

La Gallizo ataca de nuevo

Fray Josepho
(Mercedes Gallizo, directora general de Instituciones Penitenciarias, ha dicho recientemente que ha llegado el momento de que la cárcel no sea el destino de todos los que delinquen)
 
La Gallizo está rara, ¿qué tendrá la Gallizo?
La han dejado al cuidado del truhán, del chorizo,
del atroz terrorista y el cruel violador.
En su progre cerebro reina un magno barullo
y pretende Mercedes que no vayan al trullo,
porque dice que fuera se lo pasan mejor.
 
Hace tiempo Gallizo fue una linda muchacha,
que luchaba aguerrida contra el pérfido facha,
con cabeza de pájaros y utopismo infantil.
Mas pasar de cincuenta con las mismas ideas
ya es asunto más serio, que requiere que seas
más que utópico y cándido, tontorrón o cerril.
 
La Gallizo pretende liberar al macarra;
perdonar al bandido, dispensar al etarra;
y soltar al mafioso, para que hagan el bien.
Y a los tipos decentes que apoquinan impuestos,
y que cumplen las leyes y se sienten molestos
con la chusma en la calle, pues, en fin, que les den.
 
A la próvida prócer brindaré una propuesta,
para que que ella, benéfica, solidaria y dispuesta,
a algún triste recluso lo pudiera aliviar:
¿Por qué no se decide la ilustrísima dama
y le cede una alcoba, o hace un sitio en su cama,
y se lleva a un chorizo a vivir a su hogar?
A continuación