La sátira

La derecha española

Fray Josepho

La derecha española es cagueta y pueril;
y se pone a menudo de furtivo perfil.

La derecha española mueve a lástima y llanto,
porque, si hay que plantarse, se coloca de canto.

La derecha española se escabulle del riesgo
y, escondiendo la cara, se nos pone así, al sesgo.

La derecha española va del huy al desmayo,
y rehúye problemas tras mirar de soslayo.

La derecha española es apática y floja,
y en cuestiones polémicas raramente se moja.

La derecha española nunca da demasiado,
y cuando hay un conflicto, se sitúa de lado.

La derecha española, alifafe y jaqueca,
tiene enorme maestría en hacerse la sueca.

La derecha española es de aséptica gasa,
porque nunca se nota, ni se mueve o traspasa.

La derecha española es blanduzca y mollar
y se calla las cosas para no molestar.

La derecha española... ¿dónde está? No la encuentro...
Está ahí, mareándose de talante y de centro.

La derecha española es ingenua y pardilla,
y le atizan y pone siempre la otra mejilla.

La derecha española nunca mira de lejos
y de cerca se pierde en sus maricomplejos.

La derecha española por desgracia recuerda
–embustera e hipócrita– mismamente a la izquierda.

A continuación