La sátira

La agonía de Rajoy

Fray Josepho

(Artículo ovillejeado)

Hay gente que se pregunta por qué Mariano Rajoy, un hombre hasta hace dos meses aparentemente sensato y digno, ha perdido toda su vergüenza política. Unos piensan que siempre ha sido un traidor, que ha sabido disimular y engañar a mucha gente; otros creen que, aunque parezca listo, es un cretino que no se da cuenta de lo desastroso de su estrategia; otros aventuran si se habrá vuelto loco... Incluso hay quienes insinúan la existencia de un "dossier" gravemente comprometedor, y que su actitud estaría motivada por el chantaje al que le somete sabe Dios quién.

– ¿Qué causará su endeblez?
– Memez.

– ¿Qué le impulsará a este viaje?
– Chantaje.

– ¿Qué mudará su conciencia?
– Demencia.

En Mariano se evidencia
una gran perturbación,
que no sé si es por traición,
memez, chantaje o demencia.

El caso es que a estas alturas es evidente que Rajoy es un cadáver político. Una especie de zombi que, con pésimos modales y con autoritarismo despótico, está o bien echando del partido, o bien apartando de los cargos de responsabilidad, o bien invitando a marcharse a muchas personalidades relevantes y valiosas. La lista de agraviados, expulsados, aburridos o relegados por Mariano empieza a ser quilométrica.

– ¿Qué hace el rey de la derecha?
– Echa.

– ¿A quiénes, de malos modos?
– A todos.

– ¿Y a él no hay quien lo suceda?
– Se queda.

Aunque contamine y hieda
con un pestazo mefítico,
este cadáver político
echa a todos y se queda.

Entre los militantes y los votantes del PP ya está siendo un clamor que hace falta que alguien, pese a las dificultades estatutarias para presentar candidaturas al congreso de Valencia, pierda el miedo, le plante cara a Rajoy y se decida a acabar con esta situación, porque cada día que pasa el PP está más deteriorado y tal vez se llegue a un punto de ucedeización irreversible.

– ¿No hay quien lo inhume, caray?
– No hay.

– ¿Quién será el que bien resulte?
– Quien sepulte.

– ¿Y a quién dejar bien cubierto?
– A este muerto.

El PP, en su desconcierto,
se rompe y se deteriora,
debido a que, por ahora,
no hay quien sepulte a este muerto.

En fin, que a Rajoy no le queda ni un atisbo de dignidad política. Pero lo peor son sus palmeros, mariachis y agradaores, que han descubierto las dulzuras de los medios de Prisa, que ahora se dedicen a defender a Mariano de las críticas internas y externas. Y toda esta cuadrilla de pelotas, envalentonados por tales apoyos mediáticos, se dedican a insultar a los militantes que se manifiestan para pedir democracia en el partido, diciendo que dan una "imagen cutre".

– ¿Qué causa que al centro viajen?
– Imagen.

– ¿Qué pensamiento les nutre?
– Cutre.

– ¿Y no hay voz que les influya?
– La suya.

Si habla Mariano, aleluya;
si Gallardón, entusiasmo;
con El País, un orgasmo...
¡Imagen cutre, la suya!

A continuación