Jarabe democrático

Fray Josepho

Este domingo, un venezolano increpó a Pablo Iglesias en un restaurante madrileño donde este comía en compañía de Irene Montero: "¡Venezuela se muere de hambre! ¡Los asesores, que lo piensen! ¡Un pueblo muriendo de hambre, que lo sepan!".

Los guardaespaldas impidieron que el hombre y sus acompañantes se acercaran a la mesa de Pablo e Irene, que permanecieron impasibles. Pueden ver el vídeo aquí.

Pese a que no hubo insultos, la respuesta de Pablo Iglesias en Twitter fue esta: "Recibir insultos va en el cargo, pero que el PP que gobierna en Madrid y en España lo promocione y aliente es grave".

Hace poco, Pablo Iglesias justificaba y promovía escraches, a los que llamaba "jarabe democrático" (vean el vídeo), pero por supuesto solo cuando iban dirigidos contra sus adversarios políticos. Contra él o los suyos, no. Hasta ahí podríamos llegar.

No le mentéis a Pablo Venezuela.
No le gritéis reproches, que se enfada.
Dejadlo en paz, ¿no veis que no le agrada?
¿No veis que esa actitud le desconsuela?

Que no le abucheéis. Tened cautela.
Que no le gusta nada. Pero nada.
¿No veis que se le enmustia la mirada?
¿No veis que le provoca erisipela?

Dejad a Pablo en paz. Que necesita
tranquilidad, y cuando se le grita,
se pone tenso, triste y antipático.

No le gritéis a Pablo. No, cabritos.
Gritadle a la derecha, que esos gritos
sí son un buen jarabe democrático.

A continuación