Homenaje al liberado sindical

Fray Josepho

José María Álvarez es el secretario general de UGT, cargo en el que sustituyó a Cándido Méndez el año pasado. Llegó a Barcelona, desde su Asturias natal, con 19 años. Ahora se hace llamar Josep Maria. Parece ser que trabajó en una empresa metalúrgica. Dicen que tres años, puede que menos. Él no suele hablar de eso. El caso es que desde 1978 goza de una liberación, como directivo de su sindicato, que le dura hasta hoy. Treinta y nueve años.

Su compañero de fatigas, Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO, no lleva tanto tiempo liberado. Con seguridad, desde el año 1987. Quizá desde antes: él tampoco suele hablar del asunto. Así que lleva solo treinta años sin ir al tajo. Una minucia.

En fin, hoy quiero homenajear a estos dos abnegados representantes de los trabajadores, y con ellos, a todos los liberados sindicales de España. Quicir, del Estado español.

Liberado sindical
de UGT o de Comisiones,
que sufres las agresiones
del malvado capital.
Tu abnegación es total,
lo recalco y lo subrayo,
pues curras hasta el desmayo
con dedicación bravía…
aunque solamente un día,
que es el Primero de Mayo.

Y allá vas con tu bandera,
sujetando la pancarta,
como un guerrero de Esparta,
con Pablemos a tu vera.
El pulso se te acelera,
la entraña te da un mordisco,
y te muestras levantisco,
igual que tus compañeros…
hasta la hora de meteros
las cervezas y el marisco.

A continuación