La sátira

Gallardón abandona la política

Fray Josepho

En cuanto lo leí, me quedé frío.
Qué desazón. Qué horror. Qué desconcierto.
No puedo ni escribir. Que ha dicho Alberto
que deja la política. Dios mío.

Qué porvenir más lóbrego y sombrío.
Estoy estupefacto y boquiabierto.
Lo ha dicho (otra vez más). Y de ser cierto,
qué enorme insensatez. Qué desvarío.

Que deja la política (asevera),
pero que no abandona su Cartera.
O sea, que lo deja... con demora.

¿Entienden ya la pésima noticia?
Se irá... cuando lo aparten de Justicia.
¡Y yo con la ilusión de que era ahora!

A continuación