La sátira

Fe de feminista

Fray Josepho

Como poeta, me veo en la obligación de opinar sobre la rima que le corearon las mujeres del PSOE a José Luis Rodríguez Zapatero. El "¡Ista, ista, ista, Zapatero feminista!" es uno de los pareados más logrados de la poesía española de todos los tiempos. Y lo es más en cuanto que es obra femenina. Hasta que llegó Zapatero a la presidencia del Gobierno a la mujer no se la había dejado crear en libertad. Por fin, las mujeres –feministas y de izquierdas, claro– libres de los grilletes legislativos con los que el Macho las ha oprimido secularmente, han podido dar rienda suelta a su talento literario. Han hecho –quizá por vez primera– Arte, con mayúsculas. Como poeta (poeto) empiezo a comprobar que se acaban mis mejores días. De momento, Javier Rubio ya me ha comunicado que, dentro de la política de cuotas de Libertad Digital, tendré o bien que cambiarme el sexo (cambiármelo del masculino al femenino, entiéndaseme) o bien que compartir al 50% mi columna con una mujer, cuya identidad está todavía por determinar.

Mientras se "implementan" estas medidas de progreso, voy tratar de homenajear a las feministas de izquierda y, sobre todo, al Feministo por antonomasia, con este soneto en el que, como ya la genialidad de repetir "ista" está pillada, voy a reiterar la sílaba "fe". Ya sé que no es lo mismo, pero uno tiene sus limitaciones.

Te festejas ferviente feminista,
fenomenal, felino, fervoroso,
fetén, fecundo, férreo, fermoso,
y de fehaciente fe federalista.

Te fechaste en fermento felipista,
fétido, fementido, ferrumbroso,
fecal, felón, feísimo y fiebroso,
y en su festín frenético y frentista.

Tu festiva y feliz feligresía
te felicita, férvida, y se fía
de lo felposo y feble de tu fe.

Mas tu fenecimiento* verifico
frente a los fieles fans de Federico,
que han frenado tu feria, Zetapé.

* NOTA: Entiéndase, por supuesto, "fenecimiento político"

A continuación