La sátira

El logotipo de la boda

Fray Josepho
El exquisito alcalde madrileño
encargó diseñar un logotipo
a un señor, un sujeto, un menda, un tipo,
que a la labor se puso con empeño.
 
Ni la faena artística desdeño
ni de su hondo misterio participo;
ni sé si repartió con un equipo
o él solo recibió por tal diseño.
 
¿Han visto el logotipo? ¿Lo describo?
¿Les cuento sus estéticas finuras
sin que mi torpe verbo las blasfeme?
 
Intentaré ser claro y expresivo
 y encarnar en un verso sus honduras:
El logotipo es sólo... ¡una gran eme!
A continuación