La sátira

El ingenuo

Fray Josepho

Hay quien lo llama iluso e idealista,
candoroso, romántico y quijote.
Hay quien lo ve quimérico, noblote,
risueño, soñador y pacifista.

Hay quien lo considera un optimista,
o un cervatillo igual que el de su mote.
Hay quien hasta es posible que lo vote
porque su sonrisita lo conquista.

Hay quien lo estima un tipo filantrópico,
un hombre tal vez cándido o utópico
que sueña con la paz más absoluta.

Pero, aunque nos lo pinten inocente,
ya empieza a resultar muy evidente
que es un ingenuo, sí. De la gran...

A continuación