La sátira

El bar, el sudaca y el piquete (film)

Fray Josepho

A las doce y pico de la noche, es decir, poco después de comenzar la huelga general del jueves pasado, un piquete entró en un bar de Lavapiés, regentado por un inmigrante peruano. Aparte de insultar y amenazar, los piqueteros rociaron a los clientes con los extintores, rompieron vasos y botellas, destrozaron el mobiliario, hicieron pintadas, prendieron fuego a los servilleteros... de todo. La noche siguiente fue detenido el actor Willy Toledo como presunto cabecilla del piquete.

Sin duda con estos hechos se podría rodar una magnífica película de contenido social. Brindo aquí gratuitamente un esbozo de guión. Y hago un llamamiento a los productores cinematográficos españoles para que tomen nota. Puede ser un exitazo de taquilla.

Las doce de la noche. Lavapiés.
Un bar abierto. Suena un griterío.
Hay huelga general. Menudo lío.
Consignas. Pegatinas. Puntapiés.

—A ver, puto sudaca, ¿tú no ves
que hay huelga? Pues ya estás cerrando, tío,
que te doy una hostia que te avío.
¡Capitalista, déspota, burgués!

—Pero es que... —¡Que te calles, cacho mierda!
¿No ves que somos gente de la izquierda?
Cristales rotos. Golpes. Cunde el miedo.

Señores productores, tomen nota.
La estrella del reparto, como "prota",
no tiene discusión: Willy Toledo.

A continuación