La sátira

Don Gonzalo Puente Ojea

Fray Josepho

Don Gonzalo Puente Ojea es un señor octogenario que, jubilado como embajador, sigue activo en su otra profesión, que es la de ateo. Y es que en España tenemos ramos profesionales tan curiosos como la homosexualidad y el ateísmo. Pues bien, resulta que don Gonzalo ha asistido a un "concilio de ateos" en Toledo y se ha despachado a gusto contra los españoles –así, en general– con los que está muy disgustado porque no abrazan el ateísmo en masa y se empecinan en desoír sus ásperas reconvenciones.

¿Quién tiene de impío un halo?
Don Gonzalo.

¿Un nimbo de no creyente?
Puente.

¿Y clara aureola atea?
Ojea.

Pese a que está carcamal,
no abandona su tarea
de ateo profesional
don Gonzalo Puente Ojea.

A continuación