La sátira

Diálogo de Rajoy con Arriola

Fray Josepho

—¿Qué digo de esa cuestión?
—Chitón.

—¿Si a periodistas presencio?
—Silencio.

—¿Y si alguno me interpela?
—Cautela.

Bajo mi sabia tutela,
de fútbol solo hablarás
y, con todo lo demás,
chitón, silencio y cautela.

***

—¿Debo definirme yo?
—¡No!

—¿Dónde despierto sospecha?
—En la derecha.

—¿Y dónde mejor me encuentro?
—En el centro.

La victoria irá a tu encuentro
si bailas a mi compás
y a todos dices que estás
no en la derecha: en el centro.

***

—¿Cómo mejoro mi estilo?
—Sigilo.

—¿Si he de hablar en cualquier acto?
—Tacto.

—¿Y cuando mi sangre hierva?
—Reserva.

No hagas la crítica acerba,
que las encuestas van bien:
tú infla los papos y ten
sigilo, tacto y reserva.

***

—¿Debo expresar mi disgusto?
—Di lo justo.

—¿Al adversario provoco?
—Poco.

—¿Y muestro emoción airada?
—¡Nada!

¡Que la cosa está ganada!
Tú desoye cualquier crítica
y, cuando hables de política,
di lo justo, poco o nada.

***

—¿Qué ha de ser lo que me importe?
—Ver deporte.

—¿En los viajes qué he de hacer?
—Leer.

—¿A Calderón de la Barca?
—¡El Marca!

Que no te tachen de carca:
tú muestra solo interés
por lo que te gusta, que es
ver deporte y leer el Marca.

A continuación