La sátira

Cúrate pronto, Esperanza

Fray Josepho

Cúrate pronto, Esperanza,
de ese maldito tumor.
Reponte bien, por favor,
y muéstranos tu pujanza
y hasta tu humor, qué caray,
como al volver de Bombay
con sangre en los calcetines...
Pues la derecha es, sin ti,
el paraíso gilí
de los maricomplejines.

A continuación