¿Con qué es incompatible ser separatista?

Fray Josepho

El adoctrinamiento en la mentira
se puede comprender. La falsa historia
se llega a tolerar. La vanagloria
se puede disculpar de quien delira.

Se llega a perdonar la fe que inspira
incluso la inmersión obligatoria.
Y hasta la exaltación difamatoria
se puede soportar, si bien se mira.

Llego a entender las multas al tendero
que en español rotula su letrero,
y hasta el llamar a España vil ladrona.

Pero una cosa sí se me hace dura:
que aquel que preconiza tal basura
quiera pasar por ser buena persona.

A continuación