La sátira

Carta a Zapatero de unos admiradores

Fray Josepho

Querido presidente: hermoso gesto,
quitar de las paredes y fachadas
de escuelas estatales o privadas
los torvos crucifijos que han impuesto.

Odiamos ese símbolo funesto,
provocador de guerras y cruzadas;
repugna ver las cruces que hay colgadas
de un culto tan retrógrado y molesto.

Suprímales sus signos antipáticos,
y deje que los fieles más fanáticos
se ahoguen entre hipócritas suspiros.

Nos gusta usted, un líder con mordiente.
Recuerdos a sus hijas, presidente.
Atentamente suyos, los vampiros.

A continuación