La sátira

Balbuceos políglotas

Fray Josepho

Habla mal el inglés, pero se embala;
el francés más o menos lo articula;
en ruso dice hola y disimula,
y en árabe predica cosa mala.

El alemán, si lo habla, lo apuñala;
el portugués más bien lo subtitula;
en catalán Montilla lo estimula,
y ya se está soltando hasta en lingala.

El sueco no lo habla: se lo hace.
Y, como es evidente, le complace
lo de parlotear galimatías.

Chamulla un español bastante infecto,
y en lengua, en jerigonza o en dialecto,
no dice nada más que tonterías.

A continuación