La sátira

Alfredo Pérez Rubalcaba

Fray Josepho
Sembraste, con la LOGSE, la burricie
y, sin rubor, recato ni pudicia,
fomentaste en las aulas la estulticia,
la incultura blandorra y la molicie.
 
La alopecia ha ganado superficie
en tu ovalada chola tribunicia;
pero, por dentro de ella, la malicia
siempre ha crecido más que la calvicie.
 
Te he de reconocer que no eres necio,
que en la maquinación no tienes precio
y que eres todo un as del juego sucio.
 
Es tanto tu talento y tu artificio,
que eres capaz, Alfredo, con tu oficio,
de hacer un presidente de un tontucio.
A continuación