El futuro de España

Fray Josepho y Monsieur de Sans-Foy

El cúmulo de titulares, a cuál más inquietante, sobre las acciones y los pogromos gubernamentales tiene a media España en un sinvivir. La otra media sigue tan pichi, como si la cosa no fuera con ellos.

A ciencia cierta, no sabemos a qué mitad pertenecen ustedes... pero nos vamos haciendo una idea.

Si acertamos, les interesará la Controversia de hoy, porque nuestros rapsodas, valiéndose de los privilegios del arte poética, nos van a mostrar nada menos que el futuro de España. Aunque ni en eso acaban de ponerse de acuerdo:

VACAS FLACAS
por Monsieur de Sans-Foy

–¿Tú, vecino, en la ventana?
¿No te has ido a trabajar?

–Ya no salgo de mi casa,
porque me la ocuparán,
que está el barrio que da miedo.
¡Ni los guardias vienen ya!

–No me extraña que no vengan.
¡Si los jueces siempre dan
la razón a los mangantes,
y los vuelven a soltar!

–Menos mal que la parienta
tiene casas que limpiar
y sostiene a la familia...

–¿Cuántos hijos? –Ocho van.

–¿Y no estáis subvencionados?

–No hay un euro que rascar.

–Pues tendrán escuela gratis.

–¡Y qué escuela! ¡Demencial!
El mayor, catorce años,
dice que se va a cambiar
lo del sexo en cuanto pueda,
que en su clase hay cuatro más,
y por falta de dinero
no se va a quedar atrás.

–¿Esas cosas no las paga
la Seguridad Social?

–¡Pero si los boticarios
llevan meses sin cobrar!
Eso sí: nos ha mandado
la ministra de Igualdad
un folleto explicativo
sobre transexualidad
y un póster de La Veneno
a tamaño natural.

–Qué va a ser de nuestros hijos...
¡Dónde iremos a parar!
¡Con lo grande que era España,
cuando gobernaba Aznar!

–Esto, Ahmed, lo veo chungo.

–Yo, lo mismo, Mustafá...
¡Fíjate en la de pateras
que se vuelven a Tetuán!

VACAS GORDAS
por Fray Josepho

–¿Cómo por aquí, vecino?
¿No te has ido a trabajar?

–¿Trabajar? Yo no trabajo,
tengo salario social:
dos mil euros de paguita,
y mi mujer, dos mil más.

–Qué suerte. Yo también cobro
un salario similar
desde que me quedé en paro
con la pandemia mortal.

–Demos gracias al Gobierno
plurimulticultural,
sostenible e inclusivo
que lleva veinte años ya,
y que durará otros veinte,
porque es que nos va genial.

–¿Recuerdas que nos decían
que no podrían pagar
ni las pensiones ni el sueldo
megamínimo vital,
ni sanidad para todos,
pública y universal,
ni enseñanza gratuita
hasta la universidad,
ni ayudas a los migrantes
de la religión de paz
(que ya sabes, compañero,
que es, por supuesto, el Islam)?

–¡Cómo que si lo recuerdo!
El facherío mendaz
que nos predijo la ruina...,
y míralos dónde están:
ilegalizados todos
por su actitud desleal
y por el nuevo Consejo
de Justicia Popular.

–Pues sí, de ser por los fachas
tendríamos que pagar
alquileres de vivienda
y no, como hoy, okupar
las casas que nos ofrece
el Organismo Estatal
de Okupaciones de Pisos
y Rollo Habitacional.

–Y todo gracias a Uropa,
que, por solidaridad,
nos dona a fondo perdido
una pasta colosal,
sin pedirnos nada a cambio,
ni exigirnos ni apremiar.

–Pero eso es gracias a Sánchez,
nuestro líder estatal,
que, desde hace veinte años,
se gana la voluntad
de Bruselas, por su porte
y por su saber estar.

–Y también el vice Pablo.

–También, también, es verdad.
Qué gran acierto tuvieron
en unir y fusionar
sus dos partidos en uno:
nuestro Partido Plural
Feminista Sostenible
Igualitario y Social.

–Y qué gran decisión fue
aquella de derogar
aquello facha y antiguo
del proceso electoral.

–Estamos como queremos.

–Qué inmensa tranquilidad.

–Y cuando te pones viejo,
el Instituto Estatal
de Eutanasia y Muerte Dulce,
sin mayor dificultad
y de forma gratuita,
te conduce al Más Allá. 

A continuación