((¿Debe tener hijos Pablo Iglesias?))

Fray Josepho y Monsieur de Sans-Foy

En el debate parlamentario del miércoles pasado sobre el golpe de Estado separatista, Pablo Iglesias sorprendió al Hemiciclo (y a todos los españoles que lo estábamos oyendo) con la siguiente confesión, que consta en el Diario de Sesiones: "Yo no tengo hijos todavía, pero me gustaría tenerlos". La revelación de Pablo desde la tribuna del Congreso fue impactante, y más ahora, que parece que las cosas no le van bien con Irene Montero.

El caso es que nuestros poetas, como casi siempre, tienen opiniones divergentes sobre el asunto. Lean.

ANÍMATE, PABLO
por Monsieur de Sans-Foy

De la paternidad, querido Pablo,
direte solamente cosas buenas.
Ser padre: nobilísimo vocablo,
incluso con tus lánguidas melenas.

Escucha, porque sé de lo que hablo:
los nutres con la sangre de tus venas,
y salen de la piel del mismo diablo.
Te esperan varias décadas amenas.

Contempla a tu colega Kim Jong-un,
jerarca de equidad poco común:
el último en la saga de los Kimes.

O vámonos al ámbito español:
el tálamo feraz de los Pujol...
¡qué fábrica de vástagos sublimes!

CONTENTE, PABLO
por Fray Josepho

No tengas hijos, Pablo, no. Contente.
Ponte condón, o algún otro artificio.
O abstente a rajatabla del fornicio.
O lígate el conducto deferente.

O vete a Chueca, a sitios con ambiente,
y ábrete a practicar otro ejercicio.
Muda de usanza, Pablo, y de orificio,
que eso ya no es un hábito indecente.

En serio, Pablo, vuélvete infecundo:
que ya hay muchas personas en el mundo.
Sigue, si puedes, célibe y soltero.

A tu ola de lujuria ponle diques.
Oye mi ruego: no te multipliques.
O multiplícate, pero por cero.

A continuación