Una renovación en la clandestinidad

Federico Jiménez Losantos
Con el mediolíder asomando por una esquina del cartel anunciador y con un programa ideológico rigurosamente inédito, era inevitable que la Conferencia Política del PSOE se desarrollase a modo de siesta agosteña o digestión de boa: lenta, trabajosa, sudorosamente, con más atención a la proteína que a la neurona. Pero quizás lo más llamativo no es el bostezo que inevitablemente provocan esos programas-río pergeñados por los asesores de imagen para no suscitar rechazo en ningún sector del electorado, con el resultado lógico de que tampoco provocan ninguna adhesión. En realidad, lo sorprendente es que la atormentada sintaxis del Documento Marco que supuestamente debería servir para discutir y establecer el programa del PSOE renovado, la renovación propiamente dicha brilla por su ausencia.

El documento es banal, cierto; farragoso, verdad; indigesto, evidentísimo. Pero hasta en las banalidades más farragosas de los indigestos programas de partido suele incluirse alguna novedad, algún cambio, alguna idea que, si no es nueva, por lo menos lo parezca. En el de Zapatero, no. Es de una ortodoxia tan milimetrada, es de una obviedad tan de izquierdas y de una izquierda tan obvia que probablemente desde que Felipe González renunció al marxismo --para abrazar subrepticiamente el leninismo mexicano-- no ha habido un proyecto tan continuista con todos los lugares comunes del socialismo.

Así que de viraje al Centro, nada de nada. El Documento se coloca en el centro, sí, pero del socialismo, y de ahí no se mueve. Cuando aparece la libertad es para contraponerla a la igualdad, cuando aparece el individuo es para subsumirlo en la sociedad y cuando aparece el mercado es para controlarlo mediante el Estado. Es tan patológicamente estatalista e intervensionista que cuando se refiere a las deducciones fiscales, es decir a lo que el Estado no recauda, habla de lo que el Estado entrega o da a los ciudadanos, como si la fuente de la riqueza fuera el Estado y no los individuos particulares.

Es posible que en esta conferencia se esté produciendo la renovación del PSOE. Tal vez. Pero, de ser así, estamos ante una renovación en la más absoluta clandestinidad y que, probablemente, quedará para siempre en secreto. ¡Qué originalidad!

A continuación