Si Zapatero no rectifica, Ben Laden ha triunfado

Federico Jiménez Losantos
Creo que cuando Zapatero prometió que las tropas españolas abandonarían Irak si para el 30 de Junio no había una resolución de la ONU y un compromiso internacional para encargarse de la seguridad en la transición al nuevo régimen hacía como todos los progres que se esconden tras los amplios faldones y la faltriquera de Mamá Kakoffi: mentir a la gente y vender la capitulación ante el terrorismo islámico como una forma de “multilateralismo” frente al “unilateralismo” de la Administración Bush. Sucedió, sin embargo, que lo que podía ser una equivocación típica de la izquierda irresponsable se convirtió en el único proyecto político del Gobierno del 14-M para ganar las elecciones europeas. Y Zapatero, tras asegurar que había hecho todas las comprobaciones habidas y por haber, necesarias y exhaustivas, anunció al día siguiente de ganar las elecciones gracias a la masacre del 11-M que ordenaba la retirada por sorpresa de nuestras tropas.
 
Una semana después de la verbena pacifista montada en Extremadura para recibir a los forzados desertores, y tras proclamar Bono que España no mandará más tropas a Irak en ningún caso, entendemos el énfasis del Ministro de Defensa. A lo mejor estaba curándose en salud, porque lo cierto es que si hasta el zoco de la ONU alumbra la resolución de la ONU que pedía Zapatero, no hay ninguna razón, ni moral, ni política, ni electoral, ni de otro tipo para que el país que sufrió la tragedia del 11-M no participe en lo que desde el 11-S es y seguirá siendo la guerra contra el terrorismo islámico.
 
Salvo que lo que realmente sea y signifique nuestra retirada es que los terroristas del 11-M han triunfado y que lo único que pretende Zapatero es negociar con Ben Laden una especie de protectorado para el terrorismo islámico como el de Carod Rovira con la ETA para Cataluña. Ahora bien, si la capital política de España es Perpiñán, Zapatero debería llevarse allí la sede del Gobierno. Y en verano, a Marrakesh. Es lo coherente.
 
A continuación