¿Quiere el PSOE negociar con ETA o destruirla?

Federico Jiménez Losantos
La eficaz colaboración del PSOE con el PP en el Parlamento Europeo acaba de conseguir un fruto ubérrimo en la lucha contra el terrorismo, sobre todo si recordamos las magras cosechas que en esa lucha vienen obteniendo los partidos españoles: palabras y poco más; a veces, incluso menos.

Pero junto a esa tarea, indudablemente positiva, altamente encomieble, un grupo significativo de políticos, propagandistas, afiliados y adheridos del PSOE, con la pantalla de Elkarri y junto a otros defensores habituales de la negociación incondicional con ETA ha puesto en marcha una iniciativa para deslegitimar a las instituciones democráticas españolas, romper la presión
internacional contra el terrorismo y frenar ese impulso del PSOE y del PP para acorralar legal y políticamente a los etarras y a sus aliados del PNV.

Nada nuevo: González y Polanco mueven sus peones y la Santoña mediática de Arzallus moviliza sus alfiles. ¿Pero qué hacen Zapatero y Redondo Terreros ante estas iniciativas contradictorias? ¿Cómo es posible que un partido que se presenta como alternativa de Gobierno esté al mismo tiempo proponiendo la negociación incondicional con el terrorismo, según el guión del separatismo
vasco, mientras al mismo tiempo se trata de destruir a ETA en Europa y de conjurar ese separatismo en España? ¿Alguna vez sabremos a qué juega el PSOE?

A continuación