Que se vuelva con la guita

Federico Jiménez Losantos
Es urgente que Bacigalupo vuelva a la Argentina. En España ya no puede hacer más y Liaño y Polanco, cada uno en un sentido, lo prueban. Felipe González, el "desestigmatizado", tampoco nos dejará mentir. No hay atropello legal o moral que el plateado zorro penalista no haya perpetrado, en grado de intento o plenamente consumado, a orillas del PSOE y del Manzanares. Es hora ya de que el Río de la Plata comparta también la gloria de nuestro aprendiz de río. Ha llegado el momento de que su patria de origen –España lo ha sido sólo de desembocadura o desagüe– disfrute con los méritos de su criatura y con los cuantiosos ahorros –ochenta y cinco millones de pesetas– que el modesto erario argentino ha brindado a quien durante dos meses fue algo así como Ministro del Tesoro, cargo que ya auguraba la pensión.

Los disconformes de siempre, los que no reconocen el inmenso talento del penalista criollo, los que sólo se fijan en los servicios prestados a Polanco a costa de Liaño, o a González a costa de la propia Justicia, sugieren ahora de forma sibilina y torticera que esa muelle pensión que ha venido cobrando a través de la esposa de un sombrío ministro del Interior podría no haber sido declarada a Hacienda. No tenemos la menor duda. De que lo ha declarado todo, naturalmente.

Pero si así no fuera, una vez cobrado lo que adeuda más la multa
correspondiente, seguimos sosteniendo la necesidad moral y material de que regrese a su país de origen. Moral, porque esa carga hay que repartirla. Material, porque si algo falta allí es dinero, billetes, divisas de verdad. Y es evidente que Bacigalupo tiene mucha guita. Por todo lo que ha ingresado en sus distintas actividades y en sus distintos países nos atrevemos a asegurar que él solo podría sostener un Club de Trueque. Hay abogados que venden sus servicios por patatas. ¿Por qué no habría este genio de vender sentencias? Filosóficas, claro. Porque, sobre economista, Bacigalupo es filósofo. El Filósofo Rancio redivivo.


© www.libertaddigital.com 2002
Todos los derechos reservados

Titulares de Libertad Digital
Suscríbase ahora para recibir nuestros titulares cómodamente cada mañana en su correo electrónico. Le contamos lo que necesita saber para estar al día.

  
A continuación