¿Qué quiere pactar el PSOE con éstos?

Federico Jiménez Losantos
El Gobierno vasco, sin mayoría y sólo gracias a la participación de ETA- Batasuna, ha roto la baraja. En términos más propios de matones que de representantes del pueblo han presentado al Gobierno de Madrid un chantaje económico, político e institucional que sólo tiene un mérito: la claridad. Nadie puede decir ya que los nacionalistas quieren otra cosa que la independencia y que en ese supuesto País Vasco independiente ETA tendría tanto papel como el que se les niega a los vascos no nacionalistas. Es evidente que estamos ante una reedición del Pacto de Estella y está claro que los partidos españoles, del Gobierno y de la Oposición, sólo pueden oponer firmeza ante la violencia y legalidad constitucional frente a ilegalidad insurreccional, que además pide dinero para sanear las finanzas de su fechoría.

La pelota está ahora en el tejado del PP y del PSOE. Sobre el PP y el Gobierno de Aznar, que ha salido rápidamente al quite y replicado al órdago, no caben dudas. Sobre la actitud del PSOE, todas. El PP ya ha dicho con claridad que se opondrá a todos y cada uno de esos pasos contados hacia el precipicio y el baño de sangre. El PSOE, al menos hasta ahora, no ha dicho nada. Pero nunca se ha visto más claro la estupidez y la inutilidad del asesinato político de Nicolás Redondo Terreros, perpetrado por Zapatero siguiendo órdenes de González y Cebrián. ¿Con este PNV es con el que quiere formar gobierno el partido de Polanko? ¿Con este PNV es con el que Eguiguren quiere “modular” el referéndum de autodeterminación? ¿Con militantes de estos partidos quiere completar Patxi López las listas electorales el año que viene?

A grandes males, grandes remedios, dice el refrán. Los males están a la vista. Como siempre y más claros que nunca. Pero todavía hay objetores a los remedios.
A continuación