Que Ibarra y Chaves paguen el pacto

Federico Jiménez Losantos
Como Zapatero no consigue convencernos de las grandes ventajas que va a tener para España el nuevo sistema de financiación de Cataluña, que consiste básicamente en aportar menos a la nación y pedir más, creo que hay una fórmula muy razonable para que el experimento se haga con gaseosa, pero con gaseosa La Revoltosa, o sea progresista. No se puede pedir a los castellanos y leoneses comprensión, amabilidad y espíritu de colaboración con el separatismo izquierdista o con el izquierdismo separatista catalán. Tampoco es fácil que en Murcia vean con simpatía el “tancament de caixas” que promueven Carod y Maragall. Son tierras dejadas de la mano de Dios y del progreso cuyos votantes hace tiempo que se empeñan en votar a la derecha nacional. Por ahí, poca colaboración va a haber.
 
Pero en cambio hay comunidades autónomas en España que sí están impregnadas de ese espíritu genuinamente progresista y renovador, no en balde llevan veinte años bajo sabios gobiernos socialistas. Cierto que su renta no ha subido. Verdad que eran las zonas más pobres de España y siguen siéndolo, pero tienen unos líderes socialistas que podrán hacerles comprender la necesidad el cambio. Y una vez comprendido, lo aplaudirán. Y tras aplaudirlo, deben asumirlo. Que Ibarra y Chaves, solos o en compañía de Bono, asuman para sus comunidades el déficit que se cree por la merma de aportación de recursos por parte de Cataluña. O mejor: que se limiten a recabar lo que ese gobierno de progreso va a aportar a España. Mientras tanto, Madrid, por ejemplo, puede abastecer las necesidades de las comunidades más desfavorecidas bajo gobiernos de derechas. Cataluña puede atender las necesidades de Andalucía, Extremadura y, si se tercia, La Mancha. Así podrá comprobarse en la práctica la validez de ambos modelos, el arcaico actual y el flamante futuro. ¿Para qué discutir lo que se puede demostrar?
 
A continuación