Para añadir al final del artículo, que quedó cojo)

Federico Jiménez Losantos
Es muy probable que estos dos mil y un asesores acaben franqueando la Puerta de Alí Babá, esa inmensa oquedad de corrupción de la política y el periodismo que unos llaman asesorías de imagen, otros gabinetes de imagen, otros factorías de imagen y otros fábricas de letras, pero que antes de la televisión se llamaba fondo de reptiles. Aquí, en Gescarterópolis, reptiles cada vez aparecen más. Y provistos de fondos abundantísimos. A ver si la información escasea menos y la opinión se preocupa más.
A continuación