Otro "caballo blanco" que se le encabrita a Aznar

Federico Jiménez Losantos
El doble ataque del "Financial Times" (31-X-2000) contra la política del Gobierno español -sinuoso en la lucha antiterrorista, frontal en la política económica- puede pasar a la interminable historia de la manipulación periodística, pero también debe ocupar un lugar destacado en la nutrida historia de apuestas fallidas del presidente del Gobierno en materia de medios de comunicación. Después de haber apostado por un polanquismo del PP a cuenta de Antonio Asensio y de Juan Villalonga, dos proyectos que se saldaron con sendas traiciones y estrepitosos fracasos, Aznar encontró en Pearson el ungüento informativo para sus heridas de imagen, nacionales e internacionales. Pues bien, he aquí que Tom Burns, un personaje en la Moncloa de ayer y también de hoy, sale citando "fuentes cercanas a ETA" que achacan la escalada terrorista a la voluntad de explotar la división entre los políticos de Madrid -léase Aznar- y los nacionalismtas moderadas vascos -léase Arzallus. Felipismo destilado, falsedad informativa y retorcida manipulación de una realidad dramática, todo en una pieza. Eso sí, en inglés. Para edificación de nuevos ricos políticos

Y como Aznar decía en privado, pero no en secreto, que era más importante un editorial favorable del Financial Times que todos los de la prensa española en contra, sin entrar si el uno o los otros tenían razón, hete aquí que le propinan un editorialazo "Aznar pierde el rumbo" donde se manipulan concienzudamente los datos de la fusión Endesa-Iberdrola (no se dice, por ejemplo, que la alternativa que evita esa fusión es la de Repsol-Gas Natural) y se achaca a la privanza de Montoro y a la supuesta caída en desgracia de Rato el embarrancamiento de las reformas económicas.

Desde luego, miente la información, ya que Rato fue decisivo para que Endesa e Iberdrola se fusionaran, pero, sobre todo, es insidiosa y manipuladora la opinión, porque para defender a Rato contra Montoro le atizan una bofetada a Aznar. Casualmente cuando le ha pedido algunas cosas a Blair en materia gibraltereña. Lleva Aznar mucho tiempo buscando un "caballero blanco" que le lleve la información. Bueno, pues también Pearson se le ha encabritado. Eso le pasa por no ir a pie, con la verdad por delante y confiando en el periodismo independiente, no en los multimedia supuestamente gubernamentales. En el pecado lleva la penitencia.
A continuación